¿Quieres saber cuánto vivirás?

Científicos estadounidenses descubrieron que el hipotálamo es el que regula el envejecimiento y la longevidad.

¿Quieres saber cuánto vivirás?
Crédito: ShutterStock
Por TELEMUNDO LOCAL 1 de septiembre de 2014

Una investigación de la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York presentada en la revista Nature ha demostrado que el hipotálamo, un núcleo de neuronas del tamaño de una almendra ubicado en la base del cerebro, es el centro de control que regula el envejecimiento y la longevidad de un organismo.


Este descubrimiento supone un cambio de paradigma en la comprensión del envejecimiento. Los autores de la investigación proponen estrategias para prevenir los problemas de salud derivados del envejecimiento y para aumentar la longevidad.


En experimentos realizados con ratones, estas estrategias han permitido alargar la vida alrededor de un 20 por ciento. Asimismo, han evitado la pérdida de neuronas característica del envejecimiento y el mantenimiento de una buena capacidad de aprendizaje hasta edades avanzadas. Si estos resultados se pueden extrapolar en el futuro a la especie humana, significaría que las personas de 90 años podrían estar tan bien de salud como lo están actualmente las de 75.


Según declaraciones de Dongsheng Cai, director de la investigación, el próximo paso será desarrollar fármacos que puedan actuar sobre el envejecimiento en el hipotálamo. Su objetivo, no es tanto alargar la vida como combatir problemas de salud asociados a la edad como el declive cognitivo o el deterioro cardiovascular.


En estudios anteriores, los investigadores de la Escuela de Medicina Albert Einstein se habían centrado en los efectos de la inflamación en el cerebro. La inflamación, en medicina, se refiere a una reacción menos visible pero más persistente en que el sistema inmunitario trata de proteger al cuerpo de agresiones pero acaba causando más daños de los que evita. La inflamación crónica, favorecida por agresiones como el exceso de calorías en la dieta o los tóxicos del tabaco, aumenta el riesgo de enfermedades asociadas al envejecimiento como las cardiovasculares, el alzhéimer, la diabetes tipo 2 o algunos cánceres.


Cai y su equipo habían descubierto que la inflamación afecta al hipotálamo y que esto, a su vez, aumenta el riesgo de síndrome metabólico, una combinación de trastornos que suele incluir hipertensión, exceso de grasa abdominal, exceso de colesterol y mal control del azúcar en la sangre, todos ellos factores de riesgo cardiovascular que suelen aumentar con la edad.


Al analizar qué ocurre exactamente en el hipotálamo cuando recibe señales de inflamación, los investigadores han identificado ahora las proteínas NF-KB como piezas clave de la trama. Estas proteínas están involucradas en un elevado número de cánceres, en enfermedades autoinmunes y en la defensa ante infecciones, radiaciones o radicales libres.


En el hipotálamo la inflamación provoca un aumento de NK-KB, lo cual acelera el envejecimiento. “Los ratones mostraron una pérdida de fuerza muscular, de grosor de la piel y de capacidad de aprendizaje”, explica Cai. “Exhibieron un envejecimiento sistémico que acortó sus vidas”.


En cambio, bloquear la actividad de NF-KB en el hipotálamo tuvo el efecto contrario: frenó el envejecimiento y alargó la vida de los ratones en un 20%.


Los investigadores Dana Gabuzda y Bruce Yankner, de la Escuela de Medicina de Harvard afirman en Nature que la conclusión de que “el envejecimiento por inflamación se debe a la integración de respuestas inmunitarias y hormonales en el hipotálamo es un nuevo paradigma”.


Fuente:


La Vanguardia