15 actitudes de hija que te hacen bella

El trato que damos a nuestros padres puede hacernos personas hermosas. ¿Cómo eres tú? Chequea la lista y compuébalo.

15 actitudes de hija que te hacen bella
Crédito: Shutterstock
Por Telemundo Local 19 de julio de 2014

Audrey Hepburn dijo alguna vez que, desde su punto de vista, la verdadera belleza en una mujer está en el afecto que da a los demás, y hay mucho de cierto en ello. Ser respetuosos y cordiales con las personas que tratamos a diario, así como demostrar a quienes nos importan, cuánto los apreciamos, dice mucho de nuestra belleza interior y, procurar a mamá y papá, es un buen comienzo. Mira qué actitudes hacia tus padres, te hacen una mujer hermosa.

1. Aceptar
que tus padres no son perfectos. Como tampoco tú lo eres.
2. Entender que la forma de ser tu mamá o papá, es el resultado de su propia experiencia de vida.

3. Compartir
momentos y actividades divertidas, donde sean amigos, más que padres e hijos.
4. Manejar las diferencias como situaciones a negociar y resolver, dejando de lado los juicios y las críticas.
5. Reconocer y agradecer las cosas buenas que han hecho por ti y no olvidarlas.
6. Comprender que cuidarte, quererte, guiarte y preocuparse por ti, es parte de su labor y lo harán por siempre.
7. Comunicarles tus sentimientos e inquietudes. Los padres saben cuando algo te preocupa aunque no se los digas, compartirlo con ellos, los hará sentir útiles y tranquilos.
8. Demostrarles cuánto los quieres con un abrazo, un beso, un mail, una broma, una llamada para saber cómo están o incluso con detalles como ofrecerte a hacer alguna tarea por ellos.
9. Ser paciente y ayudarles con la tecnología. Recuerda que ellos no nacieron con ella.
10. Expresar concordancia cada vez que tengas oportunidad, con frases como: “Es verdad”, “estás en los cierto”, “tienes razón”, “buena idea” o “ya veo a lo que te refieres”.
11. Decirles cumplidos de vez en cuando. Expresiones como “eso se ve muy bien” o “deliciosa cena”, pueden levantar enormemente el ánimo a nuestros padres.
12. Recordar cuando eras niña. Te alegraba verlos, sonreías, jugabas y platicabas con ellos. Su relación era hermosa y si retomas algunas de esas actitudes, puede continuar así por siempre.
13. Escuchar de la manera que a ti te gusta ser escuchada. Presta atención a lo que te cuenten, opina, comenta, pregunta, pero sobre todo, no los interrumpas.
14. Respetar las reglas y tradiciones de su casa.

15. Tratar a tu padres
de la manera que te gustaría que te trataran tus hijos.