Wisin & Yandel, con pulmón y con ritmo