La “Cabeza de la Reina”: la roca que podría morir decapitada