Candidato de Tea Party al Senado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP

    Ted Cruz, el consentido del movimiento conservador Tea Party, logra una contundente victoria ante el favorito de la élite republicana, el vicegobernador David Dewhurst, en las elecciones primarias de Texas al obtener la candidatura de su partido para reemplazar a la senadora Kay Bailey Hutchison en un resultado que tendrá repercusiones más allá del estado de la estrella solitaria. La contienda ha sido seguida de cerca a nivel nacional porque era vista como uno de los contrastes más vívidos entre la corriente central del Partido Republicano y el Tea Party. Pero a medida que comenzaron a conocerse los resultados, se hizo evidente que no hubo una auténtica pelea, porque Cruz logró victorias rápidas en ciudades clave del estado donde Dewhurst todavía gozaba hace algunas semanas de un nombre y reconocimiento más fuertes, para recaudar fondos y en organización política. "Nos encontramos ante un gran despertar", destacó Cruz, hijo de un inmigrante cubano, ante sus jubilosos seguidores en Houston poco después que Dewhurst le llamó para conceder su derrota. "Millones de texanos, millones de estadounidenses están despertando para reclamar nuestro país, para defender la libertad y restablecer la constitución". Más de un millón de texanos votaron en la contienda, una sorprendente participación electoral en los días de verano en la región. "Estamos cansados de que el gobierno ignore la constitución", destacó Don Steinway, un piloto comercial jubilado de 76 años, que vive en Houston y que se calificó como un defensor acérrimo del tea party. Como supervisor del Senado en el poderoso puesto de vicegobernador desde 2003, se creía desde hace mucho que la contienda de Dewhurst con Cruz era pan comido. Cruz fue procurador de justicia del estado. Dewhurst tenía el apoyo de gran parte de la élite republicana de Texas, incluido el gobernador Rick Perry, quien a pesar de su fallida candidatura presidencial todavía es muy popular en su estado. Sin embargo, Cruz tiene una feroz presencia en el escenario que derritió a los partidarios del Tea Party en todo el estado y recibió millones de dólares de organizaciones conservadoras nacionales que veían a Dewhurst como demasiado moderado. Esto a pesar de que el vicegobernador supervisó algunas de las sesiones legislativas más conservadoras en la historia de Texas y ayudó a aprobar leyes que pedían a las mujeres someterse a un sonograma antes de abortar y a los electores mostrar una identificación en las votaciones.