Desayunos para sacar A

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Crecimos sabiendo que el desayuno es la comida más importante del día y, sin embargo, un estudio de la Academy of Nutrition and Dietetics Foundation mostró que casi el 50% de los niños estadounidenses no toman desayuno todos los días. Dejar de ingerir alimentos a la mañana es crítico para los pequeños porque influye en forma directa en su potencial de aprendizaje. Las investigaciones muestran que los niños que deayunan mejoran en matemáticas, lectura y los puntajes de los tests estandarizados; tienen mejor capacidad para prestar atención y resolver problemas; tienen menor ausentismo e incidencia de tardanza y se comportan mejor en la escuela y son menos propensos a tener sobrepeso. ¿Quieres ayudar a tu hijo ofreciéndole un mejor desayuno antes de ir a la escuela? Sigue los consejos de la Academy of Nutrition and Dietetics: · Comienza con algo de proteínas: las proteínas con un componente perdido en los desayunos y, sin embargo, ayudan a los niños a ser más fuertes y mantenerse enfocados hasta la hora del lunch. Elige proteínas bajas en grasas: una rodaja o dos de tocino canadiense (Canadian bacon), un huevo, una rodaja de queso, un yogurt low-fat o una tostada con mantequilla de maní. Ideas: prepara una quesadilla en el microondas con una tortilla integral y frijoles, o un revuelto de tofu con vegetales picados y queso mozzarella gratinado. · Agrega granos enteros: los granos enteros son carbohidratos que ayudarán a darle a tus niños la energía que necesitan sus cuerpos y cerebros, a la vez que proveen un extra de nutrición. Tienen más fibra y nutrientes y tienden a digerirse más lentamente haciendo más duradera la energía. Ideas: Sirve cereales whole-grain para niños como el oatmeal, o trata con panes, muffins, waffles, pancakes o rolls de granos enteros. · Dales frutas y vegetales frescos: el desayuno es un momento perfecto para disfrutar los alimentos frescos que necesitan los niños para una salud óptima. Ideas: añade bananas, kivi, peras, manzanas, mango, melón o lo que haya en la estación. Las opciones en lata y las frutas congeladas quedan grandiosas en los batidos con yogurt. También puedes incorporar vegetales picados en un omelette o un jugo de vegetales refrescante. · Conviértelo en una rutina: organízate la noche anterior planeando el desayuno, organizando la mesa y hasta preparando la mezcla de los pancakes o waffles para acelerar el proceso matutino. Hazlo simple, no te compliques: un bowl de cereal de granos enteros con banana y leche funcionará perfectamente. Si no tienes tiempo para desayunar en casa, empácalo para que lo coman en el auto o en el bus escolar.