Fabricante acusa a Six Flags de muerte

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El fabricante alemán de la montaña rusa “Texas Giant” ubicado en Six Flags en Texas está culpando al parque de diversiones por la muerte de una mujer. En una contrademanda presentada en el caso que involucra la muerte de una mujer de Dallas, el fabricante Gerstlauer Amusement Rides dijo que, “Six Flags falló en ejercer cuidado durante la contratación, el entrenamiento y la supervisión de los operadores de la atracción…en la fecha del accidente”.

    En julio del 2013, Rosa Esparza murió al caer 75 pies de altura mientras estaba en la montaña rusa. Por ello, la familia de la mujer demandó al parque de diversiones y al fabricante de la montaña rusa.
    El abogado Frank Branson, quien representa a la familia de Esparza, dijo que cuando entrevistaron a los empleados pudieron determinar que uno de los trabajadores de la atracción “tenía un botón que podría haber detenido y debería haber detenido la atracción", pero no se presionó.
    El fabricante alemán también dijo que Six Flags en Texas ayudó en el diseño de la montaña rusa. Six Flags culpa al fabricante por la muerte de la mujer, por ser defectuoso y peligroso.
    El fabricante Gerstlauer dijo que el parque “diseño y especificó por escrito que [la atracción] no llevará cinturones de seguridad. "
    Poco después del accidente, Six Flags le agregó cinturones de seguridad a la montaña rusa.
    Six Flags en Texas respondió a la contrademanda.
    “El fabricante de la montaña rusa nos aseguró que el “Texas Giant”, sin cinturones de seguridad, era seguro para los usuarios. Como medida de seguridad adicional, cuando la atracción volvió a abrir en septiembre, añadimos medidas adicionales de seguridad, incluyendo el rediseño de los asientos y nuevos cinturones de seguridad. La seguridad de nuestros clientes es nuestra prioridad número uno”, dijo Sharon Parker, la portavoz de Six Flags en Texas.