Hermanas latinas se reúnen con familia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Las hermanitas latinas que se escaparon de su casa durante la tarde del martes huyeron al parecer por un “enojo” con sus padres, y aunque esta historia tuvo un final feliz, las autoridades advierten que no siempre es así.

    Ali Abrego, de 11 años de edad, y su hermana Adriana Castillo, de 9 años, causaron angustia entre sus familiares por más de 12 horas.

    Al parecer las pequeñas se molestaron con sus padres y se escondieron en una zona boscosa.

    Afortunadamente esta historia tuvo un final feliz ya que las autoridades las encontraron sanas y salvas. Pero las historias como estas a menudo acaban con un llanto de dolor y no de felicidad.

    La psicóloga Zoricelis Dávila indica que existen dos motivos principales por los que un menor decide escapar de casa, primero, por sentir miedo por alguna situación de violencia y segundo, por un simple capricho.

    “Para evitar que los niños se salgan, sólo porque no les gustó la disciplina que papá y mamá pusieron, tenemos que comunicarles a los niños que los papás dicen que no a algo por tres razones: para cuidar, para proteger y para enseñar”, indicó Dávila.

    Según los expertos, los padres deben de implementar un plan de seguridad para que no se salgan tan fácilmente y recordar siempre que son ellos, los padres de familia, los que tienen la autoridad y no hay que ceder a los caprichos de los hijos.