Investigan caso de crueldad animal

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Una conocida clínica veterinaria en Fort Worth está en la mira de las autoridades después de que una familia dijo que el veterinario les dijo que su perro tenía que ser puesto a dormir, pero en lugar, lo mantenían vivo para hacer transfusiones de sangre.

    La policía de Fort Worth dijo que están averiguando el incidente después de que un cliente de Camp Bowie Animal Clinic se dio cuenta que su querido perro, a quien lo hacían muerto, estaba vivo.

    Jamie y Marian Harris dijeron que llevaron a su canino de cinco años llamado Sid al veterinario porque tenía un problema menor en una glándula.

    Después de un tratamiento, Sid quedó con problemas para caminar y el veterinario les dijo que tenía un problema en su espina dorsal y que solamente se pondría peor.

    Documentos oficiales muestran que los veterinarios le dijeron a la familia que la mejor opción era ponerlo a dormir.

    Pero fue seis meses después cuando una empleada decidió renunciar y denunció los hechos ante la policía.

    Según las autoridades, la investigación continúa y aún no se sabe si habrá arrestos en contra de los dueños de la clínica para animales.