Llega el “smartphone” estadounidense

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    En las cuatro décadas desde que Motorola mostró por primera vez un prototipo del primer teléfono móvil del mundo, la compañía ha visto cómo Apple, Samsung y otros innovadores lo superan una y otra vez en ventas.

    Pero con Google como su nuevo dueño, Motorola presentó el tan esperado Moto X, un teléfono notable para la innovación en la industria manufacturera con el cual intenta recuperar su talla.
    El Moto x ofrece la capacidad de obtener direcciones, buscar respuestas de interés general o poner la alarma sin tener que tocar el teléfono.
    Pero lo especial del Moto X no tiene nada que ver con la manera de hacer llamadas, ni revisar Facebook o de su diseño. Por el contrario, se separa de la manada al permitirles a los usuarios personalizar el teléfono. Las personas podrán elegir todo, desde el color del botón de encendido hasta un mensaje personalizado en la contraportada del teléfono.
    Para aquellos pedidos especiales, Motorola está ensamblando el Moto X en Texas, convirtiéndose en el primer teléfono inteligente estadounidense.
    Motorola promete enviar sus diseños personalizados dentro de cuatro días, mucho más rápido que si Motorola hubiera decidido poner su fábrica al otro lado del mundo, como lo hacen las otras compañías.
    Si no te quieres complicar tanto las cosas, todavía puedes comprar el teléfono de manera tradicional, en color negro o blanco. Entrar a una tienda, pagar alrededor de $200 dólares, firmar un contrato de servicio por dos años y te vas con un teléfono nuevo.