Lo acusan de ser un ladrón e impostor

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Una mujer de Fort Worth dijo que contrató a un veterinario para que le quitara una uña enterrada a su perrito y al final… ¡resultó ser un impostor!

    Gay Penny, recientemente fue a un veterinario porque su chihuahua llamado “Flo Jo” desarrolló un problema con dos de sus uñas.
    La mujer dijo que conoció a Jeremy Bradbury a través de un vecino y que el hombre se presentó como un veterinario.
    La mujer le pagó $60 dólares a Bradbury para que le quitara las uñas al chihuahua pero el problema comenzó cuando ella se dio cuenta que le hacía falta su billetera.
    Penny reportó el robo a la policía y fue ahí donde descubrieron que Bradbury no era un veterinario.
    La policía arrestó al hombre de 36 años con cargos de robo y de actuar como un veterinario sin licencia.
    Por otra parte, Bradbury dijo que nunca se hizo pasar por un veterinario y dijo que es un entrenador de animales que le gusta ayudar a las personas con sus mascotas. También negó haberse robado la bolsa de la mujer.
    Penny llevó a “Flo Jo” a un verdadero veterinario que y dijo que ahora su mascota se está recuperando.