Una mujer muy exclusiva

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Dania Suarez, la mujer colombiana que destapó el escándalo que hasta ahora le ha costado la carrera a ocho agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos, podría estar a punto de ganarse una pequeña fortuna si vende su exclusiva (y, por supuesto, fotos de ella desnuda). La mujer fue parte de un contingente de prostitutas que ofertaron sus servicios a miembros del Servicio Secreto y posiblemente también a integrantes de las fuerzas armadas de Estados Unidos que se desplazaron a Cartagena de Indias para preparar la llegada y la estancia del presidente Barack Obama en la VI Cumbre de las Américas, celebrada el 14 y 15 de abril. Suárez tiene sin duda mucho que contar pues fue ella, al quejarse de que le estaban pagando menos de lo acordado por sus favores sexuales, quien ha protagonizado desde el inicio el tragicómico episodio que ha significado el abrupto fin de prometedoras carreras y que podría acabar siendo investigado por un fiscal especial nombrado para tal caso en Estados Unidos. De Suárez se sabe bastante a estas alturas, pero todavía no han circulado fotos de ella desnuda, y tampoco se han conocido de su boca los detalles de cómo fue contratada y de lo que vio en el Hotel Caribe de Cartagena, donde se desarrollaron los hechos. Son esas dos lagunas (las fotos y los jugosos detalles) lo que podría significarle a esta madre colombiana una pequeña fortuna. Las revistas “Playboy”, “Penthouse” y “Hustler” han sido mencionadas como entidades interesadas en obtener la exclusiva, pero también la industria de cintas pornográficas podría entrar en juego y hacer su propia puja. Mientras tanto, el diario colombiana “El Espectador” ha publicado que Dania Suárez prefiere los clientes que vienen del extranjero y que solía recogerlos en el mismo aeropuerto local Rafael Núñez.

    Según varios testimonios recogidos por el rotativo, Suárez es una mujer callada y dedicada a su hijo. Pero también le gusta llevar puesta ropa ajustada. “Era una mujer llamativa, se hacía notar”, dijo al periódico alguien que la conoce.