Dudan de su estado mental

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Steven Staley, condenado a muerte.

    La Corte de Apelaciones de Texas detuvo la ejecución programada para esta semana de un asesino convicto cuya salud mental se ha convertido en un problema durante sus apelaciones.

    El más alto tribunal penal del estado, dio el lunes un respiro Steven Staley, a 49 años de edad.

    Staley estaba previsto a recibir la inyección letal el miércoles por la muerte a tiros del administrador de un restaurante Steak & Ale de Fort Worth en 1989 durante un robo frustrado.

    Staley era un fugitivo de Denver cuando asesinó al administrador del restaurante, Bob Read de 35 años. Staley y dos cómplices tomaron como rehén a Read, se llevaron un coche y huyeron del restaurante. Read recibió un disparo en la cabeza, el pecho y el brazo después de ser tirado del coche por Staley.

    Los tres fueron arrestados tras una persecución a alta velocidad.

    Los fiscales sostienen que Staley es competente para su ejecución, pero el abogado del recluso dijo que lo es, sólo porque un juez ordenó que a Staley se le administraran medicamentos.

    El abogado de Staley también dijo que el coeficiente intelectual de 70 del recluso, significaba que era mentalmente incompetente y por tanto no elegible para su ejecución en virtud de los reglamentos de la Corte Suprema.