"Six Flags" cierra el paracaídas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    DALLAS - Según medios locales, el parque de diversiones cerrará dos de sus tradicionales juegos.

    El "Texas Chute Out" se remonta a 1976, que han disfrutado muchas generaciones.

    El salto en paracaídas fue inspirado en un paseo similar que han disfrutado generaciones de amantes de las emociones fuertes en el paseo marítimo multinivel.

    El mismo periódico local, "Texas al Día" señala los motivos por los cuales tomaron la decisión. Con 36 años de historia, el Texas Chute Out se había convertido en uno de los juegos más viejos del centro recreativo de Arlington. Lo mismo su vecino, el Flashback, inaugurado en 1989.

    El jueves Six Flags anunció que retirará ambos juegos después del fin de semana del Día del Trabajo.

    Fue una noticia decepcionante para Bonnie Young, quien hacía fila para subirse al Texas Chute Out desde antes de que abriera.

    La mujer de 47 de Dallas dice que se ha dejado caer en el paracaídas unas 25 veces, y que por algo vuelve.

    “Se siente muy libre estar allá arriba en el cielo”, dijo Young.

    Los pasajeros son elevados a una altura de unos 200 pies, desde donde son dejados caer y aterrizan suavemente.

    La amiga de Young, Linda Montalvo, de 41 años, también de Dallas, dijo haber sentido una especie de “historia personal” con el Texas Chute.

    Su hija se subió por primera vez el jueves, dijo, pero “varias generaciones han pasado por aquí”.

    De hecho, por aquí han pasado millones de personas.

    Representantes de Six Flags dijeron que 29 millones de visitantes se han paseado en el Texas Chute Out y 17 millones en el Flashback.

    Sharon Parker, directora de comunicaciones de Six Flags Over Texas y Hurricane Harbor, no quiso decir por qué iban a cerrar esos juegos o si pondrían otros en su lugar; pero dijo que se tienen planeados eventos de despedida el fin de semana del Día del Trabajo.

    Si prefiere sentir la caída libre de un salto en paracaídas o el vértigo de desplazarse a grandes velocidades hacia adelante, atrás o al revés, el 3 de septiembre será su última oportunidad de experimentarlos.

    A la vuelta del Texas Chute, temerarios pasajeros se elevaban a una velocidad de 50 millas por hora en el Flashback, una de las primeras montañas rusas estilo bumerang construidas en el país.