Cazador dormido despierta por mordiscos de oso

Cazador dormido despierta por mordiscos de oso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Stephen Vouch/NBC vía VOD

    BOISE (Idaho) -- Un cazador que dormía en un bosque perdido de Idaho se despertó al notar que algo le jalaba del pelo. Fue entonces cuando escuchó la respiración del oso.

    Stephen Vouch, de 29 años, se tocó la parte de atrás de la cabeza y notó que estaba mojada. Cuando se dio cuenta de que el plantígrado le estaba mordiendo la cabeza, gritó.

    "Tenía sujeta mi cabeza, y esto fue lo que me despertó", dijo el cazador, que reside en Boise, el miércoles. El joven viajó con amigos a la remota zona para cazar ovejas bighorn. "Fue es cuando aluciné. Fue cuando pude oír al oso respirando encima de mí".

    Video: Cazador dormido despierta por mordiscos de oso negro

    Video: Cazador dormido despierta por mordiscos de oso negro
    Un cazador que dormía en un bosque perdido de Idaho se despertó al notar que algo le jalaba del pelo. Fue entonces cuando escuchó la respiración del oso. (Video en inglés) (Publicado lunes 30 de noviembre de 2015)

    Su grito sorprendió al oso, que saltó y golpeó la lona bajo la que dormían. La carpa se cayó, enredando al animal y a los cazadores en torno a las 2 a.m.

    "En ese momento fue cuando se disparó la pistola de mi amigo", dijo Vouch.

    El oso, que recibió un disparo de una pistola del caliber.45, trepó a un árbol cercano. Vouch, que sufrió algunos cortes que no revestían gravedad, disparó y mató al animal.

    Vouch dijo que él y sus amigos llevan suministros médicos para emergencias, pero como no tenían un teléfono por satélite, tardó varios días en recibir atención médica.

    Los cazadores del grupo le hicieron unas curas, y después descendieron por un río antes de abandonar el remoto río Frank Churcha, en el No Retorno Wilder Ness, el sábado. Vouch, que tenía cortes en la cabeza, recibió atención médica el lunes y fue dado de alta.

    Funcionarios del departamento de Caza y Pesca de Idaho estiman que el oso tenía entre 3 y 7 años y pesaba entre 90 y 125 kilos (entre 200 y 275 libras). Jon Rachael, responsable de vida salvaje en el departamento, dijo que no estuvieron claros los motivos por los que el oso entró al campo ya que los cazadores tenían la comida almacenada correctamente.

    Esta es la segunda ocasión este año en que alguien es atacado por un oso negro mientras duerme al raso en Idaho. La anterior víctima fue un bombero que descansaba tras participar en la extinción de un fuego cercano.

    • En otro tema de interés: Increíble: unen la cabeza y columna de un bebé. Más de esta historia aquí o presiona la foto.