Conservadores cancelan invitación a Trump

Conservadores cancelan invitación a Donald Trump

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    GETTY
    Donald Trump y Megyn Kelly.

    A Donald Trump le dijeron que no asistiera a una reunión de conservadores este sábado en Atlanta, a raíz de que el precandidato presidencial republicano hiciera comentarios sobre la periodista de Fox, Megyn Kelly, que muchos consideraron inapropiados.

    Trump dijo que a Kelly, quien fue parte del grupo de moderadores del debate del jueves pasado de diez precandidatos republicanos, "le salía sangre de los ojos, de cualquier parte".

    [Tema relacionado: Republicanos se sacan chispas en primer debate]

    Las afirmaciones hechas durante una entrevista telefónica con CNN provocó que el comentarista conservador Erick Erickson retirara su invitación a Trump -quien ha va a la delantera de su partido según las recientes encuestas- a presentarse en su encuentro de la agrupación RedState.

    Donald Trump está en problemas por comentarios

    Donald Trump está en problemas por comentarios
    El precandidato republicano a la presidencia fue excluido de una invitación por lo que dijo de una presentadora de TV. (Publicado sábado 8 de agosto de 2015)

    "Simplemente no quiero alguien en el escenario que reciba una pregunta hostil de una dama y su primera reacción sea dar a entender que es hormonal", escribió Erickson en el sitio web de RedState el viernes por la noche. "Fue un error".

    Como respuesta, la campaña de Trump emitió el siguiente comunicado: "Este es otro ejemplo de debilidad a través del concepto de ser políticamente correcto. A todos los que esperaban ver al señor Trump, los echaremos de menos. La culpa es de Erick Erickson, vuestro débil y patético líder".

    [Tema relacionado: Primer debate demócrata será en octubre]

    El viernes hubo una escalada en la retórica luego de que Trump asegurara no recordar haber usado palabras como "perro", "gorda" y "desagradable" para insultar a la mujeres que pensaba que lo desairaron, incluso si tales declaraciones ensucian su cuenta de Twitter y otros comentarios públicos que ha hecho durante años.

    El asunto pasó a primer plano en el primer debate republicano de la campaña para las elecciones del 2016 por la presidencia de Estados Unidos, cuando Kelly interrogó a Trump sobre su uso de esa clase de lenguaje y si reflejaba el "temperamento de un hombre que debería ser elegido presidente".

    El precandidato desestimó la pregunta de Kelly y la atacó, retuiteando un mensaje que la calificaba de "bimbo" (rubia tonta). El mensaje fue posteriormente eliminado, pero el viernes en la noche Trump llamó a Kelly una "persona de poco peso".

    "Ella no es muy dura ni aguda", dijo Trump durante la entrevista. "No la respeto como periodista".