Desastre ambiental tiñe un río de naranja

Desastre ambiental tiñe río de amarillo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    DENVER – Lo que era hace unos días una corriente de agua clara es ahora un río color naranja que ha horrorizado a habitantes al suroeste de Colorado.

    Esta fue la secuela de un derrame de aguas tóxicas provenientes de una mina abandonada cerca de Durango, Colorado.

    La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) informó el lunes que el derrame es tres veces más grande de lo estimado inicialmente.

    [Te puede interesar: Flores mutantes por radiación en Japón]

    El derrame de más de tres millones de galones de agua cargados con residuos de minerales pesados como el plomo, cobre, zinc y el arsénico, fluye a un ritmo de 2,000 litros por minuto por el río Animas, dijeron funcionarios federales.

    El desastre ambiental fue causado por trabajos de limpieza que la EPA realizaba el miércoles pasado en la mina de oro Gold King Mine, a 55 millas al norte de Durango. Desde la EPA se dijo que los trabajadores accidentalmente rompieron una represa de escombros.

    El gobernador de Colorado, John Hickenlooper, declaró estado de emergencia para La Plata y Durango.

    [Te puede interesar: Más de 380 personas enfermas por cilantro]

    La contaminación se extendió hasta el río San Juan en Nuevo México y Utah, y el lago Powell en Utah.

    El agua potable no ha sido contaminada, de acuerdo la EPA, ya que las empresas de agua cerraron las válvulas de flujo de agua antes de que las toxinas cubran el río.

    La EPA advirtió al público a que no se acerque a los ríos contaminados y evitar que animales beban el agua. La agencia está realizando pruebas para determinar el efecto del agua contaminada en la salud de personas y animales.