La encrucijada del voto latino

Las elecciones del 2012 y las estrategias que permitan "frenar el fraude" ponen a reflexionar a Eduardo Carrasco sobre los resultados de la próxima contienda.

La encrucijada del voto latino
Crédito: Getty Images
Por Eduardo Carrasco 29 de agosto de 2014

Sin mucha evidencia que sustente sus afirmaciones, los legisladores de todo el país han introducido una serie de leyes restrictivas sobre la identificación de votantes con la intención de frenar el "fraude electoral". El único problema es que no hay ningún problema.


Los expertos coinciden en que las elecciones de hoy en día el fraude electoral es un fenómeno muy poco común en los EE.UU., dejando a muchos a especular que los partidarios de estas leyes restrictivas con "fraude electoral" la legislación para privar de derechos a los grandes grupos de electores, es decir minorías raciales, los inmigrantes y de bajos ingresos a los votantes que podrán votar por el candidato "equivocado".


El Immigration Policy Center presentó un lista actualizada de evidencias que disipan el mito del fraude electoral y revela claramente en qué contexto se debe ver esta "solución en busca de un problema" "Al menos 180 proyectos de ley restrictivos han sido introducidos desde principios de 2011 en 41 estados", según el Brennan Center for Justice.


Proyectos de ley que requieren que los votantes muestren una identificación con foto para poder votar se convirtió en ley en Alabama, Kansas, Rhode Island, Carolina del Sur, Tennessee, Texas, Wisconsin y Pensilvania.


Además, Alabama, Kansas y Tennessee también requieren a los votantes presentar prueba de ciudadanía de EE.UU. para poder votar. "Los registros del gobierno muestran que sólo 24 personas fueron condenadas o se ha declarado culpable de votación una ilegal entre 2002 y 2005, un promedio de ocho personas al año", según un informe de Project Vote, The National Journal también señala que "una investigación de cinco años del Departamento de Justicia del gobierno del presidente Bush no encontró ninguna evidencia de fraude electoral generalizado".


Scott Keyes, del Centro para el Progreso Americano, una institución de investigación liberal con sede en Washington la medida que más afectará es la del requisito de mostrar un carnet con foto emitido por una autoridad gubernamental.


Keyes reconoció que la mayoría de la gente tiene esa identificación, pero la proporción de latinos que no la poseen es mucho más alta que en otros grupos demográficos. El funcionario destacó que hasta 20 millones de personas en Estados Unidos no tienen una identificación adecuada, y resaltó que en algunos sitios rurales la gente no la necesita o viven a más de 150 kilómetros de una oficina que las emita y el gobierno no provee facilidades para que la obtengan.


Otro de los aspectos que más golpearán a las comunidades de inmigrantes es la dificultad con el idioma, la reducción de fechas para la votación anticipada, la eliminación de días cruciales de acción comunitaria para ir a votar y las limitaciones y amenazas de multas contra organizaciones y voluntarios que registran votantes. Rosalind Gold, de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO, por sus siglas en inglés) destacó que según establece el Acta de Derecho al Voto, ciertas jurisdicciones que tienen un número considerable de minorías étnicas, como las latinas, están obligadas a ofrecer asistencia en español, que incluye notificaciones, boletas electorales y señalización en español, así como traductores en los puestos de votación.


El incumplimiento de estos requisitos crea otro obstáculo para los latinos. Se estima que 12 millones 200 mil hispanos acudirán a las urnas y su voto será clave en estados como Arizona, Colorado, Florida, Nevada y Nuevo México, según datos de NALEO.


De acuerdo a Lorena C. Minnite, una experta en el fraude electoral, las denuncias de estafa electoral "astutamente develan una estrategia política para ganar las elecciones allanando la participación de los grupos sociales subordinados", como las minorías raciales, los inmigrantes y los pobres.


Si quieres leer más artículos de Eduardo Carrasco dale click aquí