Hallan culpables a 'migra-coyotes'

Ex agentes de la Patrulla Fronteriza formaron una red de tráfico de inmigrantes

Hallan culpables a 'migra-coyotes'
Crédito: AP Graphics
Por CENTRO DE REDACCION 29 de agosto de 2014

SAN DIEGO.- Dos ex agentes de la Patrulla Fronteriza fueron encontrados culpables este viernes de introducir ilegalmente al país a cientos de personas a bordo de vehículos de la patrulla fronteriza.


Raúl y Fidel Villarreal fueron sentenciados con cargos por introducir inmigrantes ilegales a Estados Unidos por dinero y soborno, así como por cargos de conspiración y lavado de dinero, según publicó la agencia noticiosa AP.

Los fiscales dijeron que Raúl Villarreal inició una red de traficantes que introdujo a mexicanos y brasileños, y que Fidel Villarreal, su hermano mayou y otro agente fueron unos de los primeros reclutados.

Ambos hermanos se declararon no cukpables en uno de los casos de corrupción de más alto perfil dentro de la Patrulla Fronteriza, desde que aumentó sus contrataciones durante la última década.

Raúl Villarreal hasta ha sido un rostro público de la Patrulla Fronteriza, apareciendo frecuentemente en la televisión como vocero de la institución.

La investigación federal inició en mayo del 2005, cuando recibieron una alerta en una de las dependencias de Inmigración de Estados Unidos y Aduanas. Los investigadores instalaron cámaras en postes, en áreas donde los inmigrantes eran dejados, escondieron grabadoras, pusieron instrumentos de localización en los vehículos de la Patrulla Fronteriza y hasta siguieron una “carga” de inmigrantes desde un avión.

La investigación también contó con el testimonio de varios supuestos cómplices y migrantes que entraron ilegalmente en el país, incluyendo algunos que identificaron a Fidel Villarreal en fotografías.

Una mujer brasileña de 24 años aseguró haber pagado $12,000 dólares para ser transportada a través de la frontera en un auto oficial.

Los fiscales dijeron que los hermanos recibieron una alerta sobre la investigación en junio del 2006, por lo que huyeron a México.

Poco después de establecerse en Tijuana, un comandante de Policía de la ciudad fronteriza que supuestamente llevó a clientes de los Villarreal fue asesinado con alrededor de 200 balas. Los hermanos fueron arrestados en octubre del 2008, dos años después de haber abandonado la Patrulla Fronteriza, y extraditados a los Estados Unidos con cargos por tráfico humano, obstrucción de la justicia y soborno.

Los hermanos serán sentenciados el 16 de noviembre. Enfrentan un máximo de 50 años en prisión y al menos $1.25 millones de multas.

Con información de AP