Suspenden vuelos

La Patrulla Fronteriza no hará más viajes de deportaciones a México.

Más de 125,000 pasajeros fueron enviados gratis por avión de regreso a México desde el 2004.
Más de 125,000 pasajeros fueron enviados gratis por avión de regreso a México desde el 2004.
Crédito: Getty Images
Por AP 29 de julio de 2014

TUCSON - El gobierno de Estados Unidos suspendió los vuelos de regreso para mexicanos capturados tratando de ingresar ilegalmente a territorio estadounidense bajo el mortífero sol veraniego de los desiertos de Arizona, una medida para ahorrar dinero que pone fin a un experimento de siete años que costó casi 100 millones de dólares al contribuyente.
Más de 125,000 pasajeros fueron enviados gratis por avión de regreso a México desde el 2004 en un esfuerzo que inicialmente fue recibido con escepticismo por funcionarios mexicanos y por inmigrantes, pero fue aceptado gradualmente como forma para ayudar a personas a salir adelante y salvar vidas.
La Patrulla Fronteriza lo elogió como una manera de desalentar a los migrantes a volver a intentar el cruce, y parece haberlo logrado con muchos - al menos por un corto tiempo.
Pero con los arresto de la patrulla en sus niveles más bajos en 40 años y nueva evidencia que indica que más personas están dirigiéndose al sur de la frontera que al norte, las autoridades tuvieron problemas para llenar los vuelos y encontraron cada vez más difícil justificar los costos. Vuelos que llevaban hasta 146 pasajeros fueron reducidos dos veces a una vez al día el año pasado.
Y este verano no ha habido ninguno.
"Todo se reduce a dólares y centavos", dijo George Allen, subjefe del sector de la Patrulla Fronteriza en Tucson. "Estamos topándonos con una sociedad más preocupada por presupuestos, especialmente con el gobierno".
En un esfuerzo para mantener activos los vuelos, las autoridades estadounidenses propusieron incluir a mexicanos que cometieron delitos cuando vivían en Estados Unidos. El gobierno mexicano rechazó la idea de sentar a criminales junto a familias, ancianos y personas frágiles que cruzan la frontera en busca de trabajo.
"Inmediatamente puedo decirles que México no iba a permitir, ni va a permitir jamás, ese tipo de repatriación, que pone en peligro la seguridad de familias", dijo Juan Manuel Calderón, cónsul mexicano en Tucson.
Los vuelos pudieran reanudarse, pero no este año, dijeron funcionarios de ambos países.