México: ordenan prisión para exalcalde

Un juez acusó de extorsión al alcalde de Apatzingán, Uriel Chávez Mendoza, informó su abogado, Eduardo Quintero.

Las imágenes en esta galería son proporcionadas por autoridades policiales. Las personas arrestadas enfrentan meras acusaciones y son consideradas inocentes al menos que en una corte se compruebe lo contrario.
Las imágenes en esta galería son proporcionadas por autoridades policiales. Las personas arrestadas enfrentan meras acusaciones y son consideradas inocentes al menos que en una corte se compruebe lo contrario.
Por AP 16 de agosto de 2014

MORELIA, México -- La justicia mexicana ha puesto sobre la mesa un nuevo caso de políticos vinculados al crimen organizado en Michoacán. Un tribunal de este estado del centro-oeste de México ordenó el sábado formal prisión contra el alcalde de la ciudad que se considera bastión del cártel de los Caballeros Templarios, el principal de esa región.


El juez acusó de extorsión al alcalde de Apatzingán, Uriel Chávez Mendoza, informó su abogado, Eduardo Quintero. Chávez fue detenido el pasado martes y está encarcelado desde entonces.


El fundamento de la acusación, según un comunicado de la Procuraduría de Justicia de Michoacán, fue el testimonio de tres regidores de Apatzingán que declararon ante la autoridad que el alcalde los llevó a una zona rural, donde miembros del cártel les exigieron 20.000 pesos (unos 1.500 dólares) a cada uno. Según sus declaraciones, el dinero se usaría para comprar armas.


La reunión habría ocurrido en enero de 2012, cuando el cártel estaba en la cima de su poder e influencia, situación que llevó meses después a los pobladores de Michoacán a organizar grupos de autodefensa para enfrentar al grupo.


Las autodefensas han afirmado siempre que los Caballeros Templarios controlaban o extorsionaban tanto a autoridades municipales como estatales que, en ocasiones, eran obligadas a entregar a los narcos el 10% del dinero que recibían de fondos públicos.


El proceso contra el alcalde de Apatzingán es el último caso que apunta a confirmar la amplia penetración de ese cártel de las drogas en Michoacán, un estado fundamentalmente agrícola pero también rico en minería, donde los Templarios, según el gobierno federal, obtenían más recursos de los minerales, la tala de bosques o la extorsión que el tráfico de drogas.


A principios de abril fue detenido el número dos del gobierno de Michoacán, José Jesús Reyna, del Partido Revolucionario Institucional, también por presuntos vínculos con los Caballeros Templarios.


El procurador general de Justicia, Jesús Murillo Karam, dijo hace unos días que hay evidencias de que Reyna se reunió con Servando Gómez, alias "La Tuta", y actualmente el principal líder de los Caballeros Templarios que sigue prófugo. En ese momento el funcionario añadió que había otros funcionarios en la mira de autoridades, aunque no dio detalles.


Reyna no ha sido encausado oficialmente.