Zócalo: eje de la historia y lucha social

Esta plaza ha sido testigo de conciertos de Justin Bieber o una sesión fotográfica de Spencer Tunick con 18,000 personas desnudas.

Plaza del Zócalo, Ciudad de México.
Plaza del Zócalo, Ciudad de México.
Crédito: Wikimedia Commons
Por EFE 10 de agosto de 2014

MÉXICO- Política, cultura, religión y movimientos sociales han confluido a lo largo de la Historia en el Zócalo de la capital de México, una plaza llena de simbolismo que sienten como suya los mexicanos y que impresiona a los turistas.
Su origen se remonta a la "hermosísima" ciudad de Tenochtitlán, fundada hacia el siglo XIV por los mexicas en medio de cinco lagos, y que se volvió un imperio antes de dar lugar al actual centro histórico de la capital mexicana.
El Zócalo es el "centro del poder político, económico y religioso desde hace prácticamente 700 años". "Imagínate el simbolismo" que tiene esta plaza, la tercera más grande del mundo tras la de Tiananmen (Pekín) y la Plaza Roja (Moscú), dice a Efe la historiadora Ángeles González Gamio.
Esta plaza ha sido testigo de conciertos de Paul McCartney o Justin Bieber, una sesión fotográfica de Spencer Tunick con 18,000 personas desnudas, la feria del libro capitalina o la celebración del Día de los Muertos, este año con una ofrenda monumental en homenaje al grabador y caricaturista José Guadalupe Posada.
Pero también de mítines, de la celebración anual de la Independencia, la concentración de maestros contra la reforma educativa, la marcha del orgullo gay, campañas del golpe de Estado a Francisco I. Madero en 1913, el movimiento estudiantil de 1968 y manifestaciones de zapatistas en 1997.
Además, ha sido escenario de "grandes batallas", levantamientos, tomas de posesión de virreyes y presidentes, la matanza del Templo Mayor y la posterior derrota de los españoles en la 'Noche Triste', en la que "se dice que (Hernán) Cortés lloró en un árbol", cuenta Ángeles González.
"La Historia de México se ha forjado ahí", "es el corazón del país" y los mexicanos "lo sienten suyo", resume esta cronista de la capital, donde nació.
El Zócalo se ve "como la representación del centro político nacional" por la presencia del Palacio Nacional en su fachada este y la sede del Gobierno de la ciudad en la sur, lo que "ha provocado y provoca que todas las manifestaciones sociales confluyan en ese espacio", explica a Efe el sociólogo Carlos Martínez Assad.
"Está lleno de simbolismo" y en cualquier estado del país "la gente sabe muy bien qué es el Zócalo y su significado", que "se vuelve también una asignatura para todos los visitantes", añade el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Los turistas "se deben de impresionar" al ver la plaza, señala la historiadora tras recordar cómo un nobel de economía estadounidense quedó impactado y aseguró que ahí "está la cultura de América".
De hecho, en la calle Moneda, que desemboca en la plaza, surgieron la primera universidad, imprenta, academia de artes, museo y casa de la moneda del continente, añade.
Martínez Assad, doctorado en Sociología Política e Historia, cree que los turistas lo perciben "como un lugar importante donde se confrontan además con mucha claridad las diferentes culturas" del país.
Allí están representadas la bicentenaria Catedral Metropolitana como símbolo de la presencia española y la evangelización, el Palacio Nacional como expresión del poder y los vestigios arquitectónicos de la antigua Tenochtitlán en el Templo Mayor de la plaza.
La llamada oficialmente Plaza de la Constitución, por haberse jurado ahí la de Cádiz de 1812, es conocida en realidad como Zócalo tras los intentos de construir un monumento a la independencia en el siglo XIX.
El monumento se quedó en un mero pedestal o Zócalo cuando el imperio de Maximiliano "llegó a su fin de manera muy rápida y se canceló" el proyecto, que sin embargo pasó a ser el antecedente de otro homenaje en forma de columna: el actual Ángel de la Independencia en el emblemático Paseo de la Reforma.
Esta plaza, que vivió la inundación de 1629 y ha visto reflejados sus cambios a través del cine, está a la altura de otras principales del mundo como las de Moscú, el Vaticano, Londres o Madrid, ya que todas simbolizan lo que sus sociedades expresan de sí mismas, señaló Carlos Martínez.
De entre todas, compara al Zócalo con la china Tiananmen y la egipcia Tahrir, pues las tres coinciden en su "lucha" y "expresión de libertad".
En opinión de este sociólogo, el Zócalo se convierte así en una de esas plazas del mundo en las que "la sociedad lo que quiere hacer es apropiarse de ellas según los momentos históricos que se viven".