El chinkungunya puede llegar al continente

El virus que ha causado estragos en África, Asia e India puede convertirse en una seria amenaza para la salud en América.

El chinkungunya puede llegar al continente
Crédito: Shutterstoc
Por TELEMUNDO LOCAL 4 de septiembre de 2014

Aunque aún no ha aterrizado en el continente americano, las autoridades de salud advierten que su llegada es cuestión de tiempo.


El chinkungunya ha causado brotes masivos y sostenidos en Asia y África, donde más de 2 millones de personas han sido infectadas, con tasas de hasta 68% en ciertas áreas y aunque su presencia en el continente no se ha documentado, se sabe que hizo presencia en Guadalupe, Martinica y la Guyana Francesa y los expertos afirman que su entrada a tierra firme es cuestión de tiempo.


El virus se transmite por la ppicadura de mosquitos como el Aedes aegypti y el Aedes albopictus y provoca fiebre alta, dolor en las articulaciones, dolor de cabeza y dolores musculares. Aunque rara vez provoca la muerte, el dolor en las articulaciones puede durar meses o años y en ocasiones convertirse en un dolor crónico y ser causa de discapacidad. No existe un tratamiento específico ni una vacuna disponible para prevenir la infección de este virus.


La mayoría de los pacientes se recuperan totalmente, pero en algunos casos, la afectación de las articulaciones puede persistir de manera crónica. Aunque las complicaciones serias no son frecuentes, en el caso de adultos mayores, niños y embarazadas la enfermedad puede agravarse.


La enfermedad causada por el chinkungunya comparte algunos signos clínicos con el dengue y puede no ser diagnosticada en aquellos lugares donde el dengue es frecuente. No habiendo cura para esta enfermedad, los tratamientos se concentran en el manejo de los síntomas.


De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud -OPS-, la enfermedad está presente en África, Asia e India, pero en el 2007 se reportó por primera vez en Europa, con un brote en Italia.


En diciembre de 2013, la OPS/OMS recibió la confirmación de los primeros casos de transmisión autóctona del chikungunya en las Américas.


Es importante advertir que la proximidad de criaderos, charcos, depósitos de agua o vectores a los lugares donde viven las personas es un factor de riesgo significativo para la transmisión de virus como el chikungunya.


Actualmente la Organización Panamericana de la Salud trabaja los países de la región en la preparación y respuesta ante la eventual aparición del virus.