Aaron Alexis fue arrestado en Fort Worth

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    En otra parte del arma escribió "My ELF weapon", en referencia a lo que se conoce como Extremely Low Frequency (ELF) electro-magnetic waves, es decir, ondas electromagnéticas con las que él creía que le estaban torturando.

    Las autoridades identificaron a Aaron Alexis, un contratista militar de 34 años, de raza negra y procedente de Texas, como presunto autor de los disparos ocurridos en el Astillero Naval de Washington.

    Según las autoridades, Alexis trabajó por lo menos tres años en la base naval aérea en Fort Worth y sus amigos en el Metroplex no pueden creer lo que escuchan de su compañero.
    Un reporte oficial de la policía indica que Alexis fue arrestado en Fort Worth en el 2010, cuando éste disparó un balazo en su departamento y la bala penetró el suelo de la vivienda de su vecina.
    El hombre explicó que fue un disparo accidental mientras estaba limpiando su arma. Alexis fue trasladado a la cárcel municipal pero salió libre después de pagar una fianza de dos mil dólares.
    Por otra parte, el presidente Barack Obama calificó la masacre como "un acto cobarde" y expresó su desconsuelo por el hecho de que la violencia haya visitado la ciudad.
    El mandatario elogió a los "valientes miembros de la Marina y a la Policía local" que trabajaron junto con las autoridades federales para responder al caos y socorrer a las víctimas.
    Por respeto a ellas, la Casa Blanca anunció que ha postergado hasta nueva fecha la velada musical latina prevista para esta noche, en el marco de las celebraciones del Mes de la Herencia Hispana, y en la que estaban anunciados artistas como Gloria Estefan, Lila Downs, Ricky Martin, Romeo Santos, Alejandro Sanz, Prince Royce y Arturo Sandoval.
    Los hechos comenzaron a las 08.20 hora local cuando se reportó un tiroteo en las instalaciones del Mando de Sistemas Navales de la Marina, en el sureste de la capital, donde trabajan cerca de 3,000 personas.
    Entre el personal destinado en el complejo se encontraban dos militares españoles, un capitán de corbeta y un subteniente, quienes fueron evacuados sin daños, según dijeron a Efe fuentes diplomáticas.
    Aparentemente, el sospechoso actuó desde la cuarta planta del edificio 197 del complejo militar y disparó hacia el hall interior del edificio durante más de diez minutos sin resistencia.
    Doce horas después todavía quedan puntos sin aclarar sobre lo sucedido, especialmente la motivación del atacante, aspectos que tratará de esclarecer el Buró Federal de Investigaciones (FBI), encargado ahora del caso.
    Los agentes federales han desplegado un amplio dispositivo de seguridad en la zona, que se encuentra totalmente acordonada, a menos de una milla de la colina del Capitolio, sede del Legislativo de la nación.
    Según pudo comprobar Efe, los helicópteros y los equipos de operaciones especiales toda vía operaban en el sector al atardecer.
    El Senado decidió suspender su jornada de trabajo con antelación debido a que se mantiene la alerta, después de que se recomendara a los legisladores no abandonar los edificios del Capitolio por seguridad.
    El tráfico aéreo del aeropuerto de Ronald Reagan, cercano a las instalaciones, estuvo suspendido por algún tiempo, para facilitar la actividad de los helicópteros policiales y de rescate, pero poco después reabrió sus pistas.