“Acabo de matar a mi mamá y hermana”

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Jake Evans, de 17 años de edad, confesó que mató a su madre y a su hermana, pero ahora, su futuro permanece en un limbo legal.

    El caso fue espeluznante e impactó a miles de personas por la frialdad en la que el adolescente llamó al número de emergencias 911 y confesó lo que hizo.
    “Acabo de matar a mi mamá y a mi hermana. Solo ocurrió, había estado planeando matarlas por algún tiempo”, dijo Evans en la llamada.
    Un jurado acusó al adolescente de asesinato capital en la muerte de su madre Jami y su hermana Mallory de 15 años de edad.
    Pero el destino del adolescente del condado Parker sigue siendo incierto, ya que los legisladores de Texas no pudieron enmendar la ley de asesinato capital del Estado la cual dice que le pena de muerte no puede ser aplicada a una personas menor a los 18 años de edad.
    Los fiscales del Estado le están pidiendo al gobernador Rick Perry para que levante una sesión especial y forzar una votación para que las personas menores a los 18 años pueden ser elegibles para la pena de muerte.