Cardiaco entrenamiento policiaco

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La policía de Fort Worth llevó a cabo un entrenamiento cardiaco, casi casi como de película, para practicar a máxima velocidad las peligrosas maniobras que en varias ocasiones tienen que hacer en el día a día.

    El miércoles culminó el tercer día del entrenamiento de manejo táctico para utilizar de manera más eficiente las nuevas patrullas que adquirió el departamento de la policía de dicha ciudad.
    “En nuestro trabajo nosotros tenemos que llegar al punto o a la llamada de ayuda. Si nosotros no sabemos manejar estos vehículos de una manera segura y rápida no vamos a poder llegar a auxiliar”, dijo el oficial Daniel Segura, vocero de la policía de Fort Worth.
    Los oficiales simulan en una pista con obstáculos las vueltas cerradas, entre muchas otras maniobras.
    Durante el entrenamiento se presentó algo inesperado, ya que una patrulla se volteó al tomar una curva muy cerrada quedando boca abajo y milagrosamente los dos conductores resultaron ilesos.
    Según uno de los instructores de manejo táctico, la finalidad de estos cursos es enseñarle a los policías los límites de ellos mismo y de los carros, para poder brindarles la mayor seguridad a los ciudadanos en el menor tiempo posible.