Empieza la reconstrucción en West

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Trabajadores municipales comenzaron a demoler las viviendas que quedaron prácticamente en añicos tras la explosión en la planta de fertilizantes en West, Texas.

    A más de 40 días de la tragedia, el panorama en dicha ciudad sigue siendo desolador. La mayoría de las viviendas siguen abandonadas y cada día se deterioran más por la lluvia, el viento y el sol.
    Es por eso que la municipalidad empezó un operativo de demolición y muchas de estas casas serán construidas desde cero.
    Por otra parte, hay dueños que por razones sentimentales, han decidido reconstruir su casa y volver a habitar la misma vivienda donde se quedaron sus recuerdos antes de la tragedia.
    De una manera u otra, lo qué es seguro es que la tragedia ha generado muchos empleos para los trabajadores de construcción y contratistas.
    “Como pasó esta explosión, ha habido mucho trabajo y se requiere ayudarles y ayudarse también” dijo Jorge Mazo trabajador de la construcción.
    El toque de queda permanece en casi toda la comunidad y aunque muchos voluntarios se han ido del pueblo, sigue habiendo un centro comunitario que ayuda a los más necesitados.