Conrado Juárez sigue detenido sin fianza

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP

    NUEVA YORK— Un hombre acusado de matar a su prima, una niña de cuatro años que durante dos décadas fue conocida bajo el sobrenombre de "Baby Hope", fue encausado en uno de los casos más agobiantes de la ciudad de Nueva York, pero su abogado siguió poniendo en duda una confesión que provocó el arresto del inculpado.

    Conrado Juárez, empleado de cocina de 52 años de edad, continúa detenido sin derecho a fianza y no compareció el martes en la corte. Los fiscales dijeron que un jurado investigador decidió que había suficiente evidencia para acusarlo de la muerte de la niña. Su abogado había decidido que Juárez no necesitaba estar presente para el proceso por su brevedad.
    La vicefiscal de distrito de Manhattan Melissa Mourges no reveló el o los cargos específicos que se imputan a Juárez, una disposición típica en Manhattan en esta etapa del proceso.
    Juárez compareció este mes en la corte, donde se le leyeron cargos de homicidio, uno de los pocos delitos que no prescribe en el estado de Nueva York.
    El cadáver de la niña fue hallado en 1991 dentro de una nevera portátil en los márgenes de una autopista de Manhattan. Juárez tenía cerca de 30 años en ese entonces. Los detectives apodaron "Baby Hope" a la niña entonces desconocida, ayudaron a organizar su funeral y pagaron su lápida.
    La policía conmemoró el 22do aniversario del hallazgo del cadáver colocando volantes y anunciando una recompensa de 12.000 dólares por información. Una pista llevó finalmente a los investigadores a descubrir su identidad —Anjélica Castillo— y al arresto de Juárez hace unos días.
    La policía y los fiscales dijeron que Juárez confesó haber violado y sofocado a Anjélica. En el momento de los hechos, la niña vivía con la hermana de Juárez. La mujer ya falleció.
    Juárez dijo posteriormente a periódicos que la niña murió accidentalmente y que él solo ayudó a su hermana a deshacerse del cuerpo. Afirma que los detectives lo presionaron para que dijera que él la mató.
    Su abogado, Michael Croce, ha enfatizado que las declaraciones de Juárez a las autoridades se dieron tras unas 12 horas de interrogatorio y que los fiscales aún deben presentar evidencia física o de ADN que lo vincule con la muerte de la menor.
    "No confío en las declaraciones hechas por cualquier individuo después de estar bajo custodia por un periodo tan extenso", dijo Croce después del proceso del martes.

    La siguiente comparecencia de Juárez en la corte está programada para el 21 de noviembre.