Escándalos sexuales hacen huir a los católicos