Hasan: “Aún seré mártir si me ejecutan”

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    FORT HOOD - El siquiatra militar estadounidense enjuiciado por una masacre en 2009 en la base militar de Fort Hood, Texas, dijo a expertos en salud mental luego del ataque que dejó 13 muertos que él "aún sería un mártir" si fuese declarado culpable y ejecutado por el gobierno, de acuerdo con un reporte publicado el martes en la prensa.

    Las declaraciones del mayor Nidal Hasan, hechas en 2010, fueron dadas a conocer públicamente en momentos en que sus abogados asignados en su juicio militar, que proseguían el martes, insisten en que él quiere que el jurado lo sentencie a la pena capital.
    Hasan le dijo a un panel militar de expertos de salud mental que él deseaba haber muerto en el ataque, porque eso habría significado que Dios le había escogido para martirio, de acuerdo con documentos obtenidos por el diario The New York Times. Los documentos eran parte de un reporte que concluyó que Hasan era competente para enfrentar juicio.
    Hasan quedó paralizado de la cintura hacia abajo luego que policías de Fort Hood pudiesen fin al ataque disparándole en la espalda.
    "Estoy parapléjico y pudiera pasarme el resto de mi vida de prisión", le dijo Hasan al panel de expertos, de acuerdo con los documentos. "Sin embargo, si muriese por inyección letal, aún sería un mártir".
    Los documentos fueron entregados al diario por John Galligan, ex abogado civil de Hasan. Galligan no respondió de inmediato a mensajes el martes.
    Hasan, de 42 años, actúa como su propio abogado defensor en el juicio, que comenzó en Fort Hood hace una semana.
    Sin embargo, ha permanecido mayormente en silencio mientras decenas de soldados declararon, muchos de ellos sobre haber sido baleados por Hasan. Otros que escaparon ilesos describieron cruda y detalladamente cómo se desencadenó la masacre el 5 de noviembre de 2009, dentro de un edificio donde soldados recibían autorización médica para ser desplegados.
    Su alegato inicial duró menos de dos minutos y él ha presentado muy pocas objeciones. Eso llevó a sus abogados nombrados a decirle a la jueza, la coronel Tara Osborn, que ellos piensan que Hasan está tratando de montar una estrategia indefensa para ser declarado culpable y recibir la pena de muerte.
    Hasan ha llamado eso una "tergiversación de los hechos". No obstante, ha permitido que sus abogados le pidan a la Corte de Apelaciones Criminales del Ejército que les permita encargarse de la defensa o minimice aún más sus papeles de asesoría.