Pediatra acusado de abusos sexuales

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ALMERÍA, España- El pediatra colombiano detenido en su país como supuesto autor de abusos sexuales a menores en España y en Colombia se ganaba la confianza de madres solteras o divorciadas y con problemas económicos para acceder a sus hijos, informó la Guardia Civil española. Las víctimas, pacientes de su consulta, eran "principalmente varones, de ascendencia sudamericana, con problemas de adaptación a un país distinto del suyo, sin arraigo familiar sólido", hijos de madres solteras o divorciadas y con problemas económicos, indicó ese cuerpo de seguridad en un comunicado. Hasta seis abusos sexuales continuados a menores de 13 años se detectaron en la provincia de Almería (sur de España), se indicó en la nota. Fuentes del departamento de Salud del Gobierno regional de Andalucía indicaron a Efe que el médico trabajó para este organismo en la provincia de Almería, donde ejerció durante cinco años, hasta septiembre de 2013 y también había ejercido como médico pediatra en Cataluña (noreste). "Procuraba que los menores residieran en localidades del ámbito rural" y tras seleccionar a la víctima, "intentaba ganarse la confianza de la familia aportando su teléfono personal u ofreciéndose para cualquier circunstancia para la que pudiera ser requerido, tanto en el ámbito profesional como el personal", según la Guardia Civil. A continuación, solicitaba a los padres que permitieran a su hijo poder pasar un fin de semana junto a él en una vivienda que se encontraba en una urbanización con piscina, próxima a la playa, consiguiendo ganarse también la confianza de los menores, que después pedían a sus padres pasar el fin de semana con el detenido. "Posteriormente, comenzaban los abusos con acercamientos progresivos, de forma metódica y planeada, para evitar respuestas de rechazo por parte de los menores", añadió la fuente. En septiembre de 2013 regresó a Colombia ante las sospechas de haber sido descubierto, por lo que se estableció un dispositivo para su localización, aunque el detenido, que responde a las siglas C.A.R.L., había tenido que "abandonar su país por la comisión, en 2004, de un delito de abuso sexual a un menor de 14 años". La Guardia Civil, en colaboración con la Policía Nacional de Colombia, le detuvo el 12 de marzo en Bucuramanga (noreste de Colombia). La operación fue posible gracias a la estrecha colaboración de la Guardia Civil con la Policía Nacional de la República de Colombia.