Polémica sentencia de asesinato a un gay

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SANTIAGO, Chile— Cuatro hombres que asesinaron salvajemente a un joven gay fueron condenados el lunes a cadena perpetua y a penas de 15 y siete años de cárcel sin beneficios, informó el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal. Daniel Zamudio fue asesinado la madrugada del 3 de marzo de 2012 por los condenados, que lo atacaron por su condición de homosexual, según estableció la investigación judicial. El mismo día en que se conoció la sentencia, otro joven de 21 años fue golpeado en Rancagua en forma similar a la de Zamudio y está en peligro de muerte. Zamudio fue pateado en la cabeza, quemado con cigarrillos, golpeado con una botella, le fracturaron una pierna con una roca y le tatuaron esvásticas en su cuerpo. El asesinato de Zamudio remeció a la opinión pública y el Congreso que, en una acción inusual, aprobó rápidamente una ley que castiga la discriminación conocida como "Ley Zamudio", que establece penas más duras para este tipo de crímenes. Los condenados, todos jóvenes, fueron ingresados con las manos esposadas y sentados delante de un escritorio, donde escucharon la rápida lectura de sus condenas. Patricio Ahumada Garay, el más cruel según el juicio, fue condenado a cadena perpetua; Alejandro Angulo Tapia y Raúl López Fuentes, a 15 años, y Fabián Mora Mora, a 7 años. La condena de primera instancia puede ser apelada en la Corte de Apelaciones. Concluida la breve lectura de las penas, se escucharon algunos aplausos, mientras en un gesto irónico, Ahumada levantó los brazos y simuló aplaudir. Cuando un par de minutos después fue sacado del tribunal junto con los otros condenados, habló en voz alta y apuntó con un dedo índice acusando a los jueces de que fueron comprados, según periodistas que estaban en la sala. Jacqueline Vera, madre de Daniel Zamudio, se quejó de que tres de los asesinos no fueran condenados a presidio perpetuo. "Yo quiero que se pudran en la cárcel, que se sequen", declaró a la salida del tribunal. "Yo tengo un sabor amargo en la boca, porque merecían penas mucho más altas, lamentablemente la legislación chilena no lo permite y tenemos mucha pena porque tenemos a otro chico agonizando en el hospital de Rancagua", dijo Rolando Jiménez, presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual. Agregó que están "cansadísimos de que tengamos que estar peleando cotidianamente contra la violencia, contra estas brutales agresiones por la orientación sexual de las personas". Wladimir Sepúlveda, de 21 años, fue visitado la víspera por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, luego de que el fin de semana se conociera que el 20 de octubre había sido golpeado "por razones homofóbicas", según Jiménez. "Las lesiones originarias eran de tal magnitud que este joven tiene un daño en el tronco cerebral (y) varios infartos en el cerebro", comentó Mañalich luego de visitar a Sepúlveda en el hospital de Rancagua, 80 kilómetros al sur de Santiago.