En la frontera vive la esperanza por una reforma