Fanaticos viven la emoción del Draft en Arlington