Majida Issa: de “La diabla” a Chavela Vargas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cuida el planeta desde tu casa
    Mezcalent
    En la aventura que emprenderá Issa en las tablas el público participará en un viaje que comienza en el campo costarricense y en la estrecha relación que tuvo Chavela con la naturaleza.

    BOGOTÁ - La actriz colombiana Majida Issa, conocida por su interpretación de "La diabla" en la serie de Telemundo "Sin senos sí hay paraíso", asume esta semana el desafío de desnudar en las tablas la soledad de "La dama del poncho rojo", Chavela Vargas.

    Issa, nominada en septiembre pasado al Grammy Latino en la categoría "Mejor Álbum Ranchero/Mariachi" por su primer trabajo musical, "Pero no llorando-Nocturna", dijo en entrevista con Efe que al estudiar su personaje entendió que "La Chamana", como solían llamar a Vargas, "vino al mundo para enfrentar la soledad y el sufrimiento".

    El proceso creativo para presentar en escena "Chavela" a partir del 19 de octubre en Bogotá fue "sorprendente", dijo Issa, quien encarnó a la cantante de rancheras Helenita Vargas en la telenovela "La ronca de oro".

    Tras ser convocada por el director Juan Carlos Mazo, la actriz comenzó a estudiar a Isabel Vargas Lizano, conocida artísticamente como Chavela Vargas, hasta encontrar aspectos desconocidos de su personalidad que la enamoraron.

    "Entendí que existe un desconocimiento total de la mujer que había detrás de esa poderosa y desgarradora voz porque, si bien fue decidida e irreverente, también tuvo una faceta muy frágil debido a que se pasó buena parte de su existencia peleándose y reconciliándose con su soledad", comentó.

    Y es que, desde que Chavela nació el 17 de abril de 1919 en el distrito San Joaquín de Flores, de Costa Rica, su existencia fue un constante vaivén entre la tristeza, el desenfreno, el alcoholismo, la superación y los males de amor.

    Por ello, en el homenaje que se le hará en la capital colombiana hasta el próximo 29 de octubre, los espectadores se encontrarán de frente con una versión más humana de esta hija adoptiva de México y con su "sabiduría de cantina", esa que aprendió en medio de sus eternas borracheras con tequila.

    Entre los descubrimientos que hizo Majida Issa está el que Chavela Vargas creía que "la soledad, cuando se es un niño, congela el alma".

    A partir de ese momento, explicó, "entendí que nada fue fácil para ella y que cada instante la llevó a dejar de ser una superheroína, como la consideramos quienes la admiramos y cantamos sus canciones, para convertirse en la mujer que defendía a muerte su homosexualidad, su arte y su libertad".

    Issa asegura que se identificó con esa lucha interna que tuvo Chavela y que a veces la ha llevado a lanzarse "al abismo emocional para buscar fuerzas en el camino y salir fortalecida".

    En el pintoresco recorrido teatral el mítico personaje estará acompañado de dos de sus más importantes influencias: la pintora Frida Kalho, a quien le pondrá alma la actriz Natalia Bedoya, y el cantante José Alfredo Jiménez, de la mano de Óskar Salazar.

    Así, por ejemplo, de Frida, con quien Chavela Vargas vivió un idílico romance, se mostrará por primera vez un aspecto alegre e influenciado por la música que entonaba mientras pintaba.

    También, quedará en evidencia la profunda fascinación mutua que sentían estas dos mujeres.

    "Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más, se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo, pero creo que es una mujer lo bastante liberal que si me lo pide no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. ¿Cuántas veces no se te antoja un acostón y ya? Ella, repito, es erótica. ¿Acaso es un regalo que el cielo me envía?", relató Kalho en una carta al poeta Carlos Pellicer.

    En la aventura que emprenderá Issa en las tablas el público participará en un viaje que comienza en el campo costarricense y en la estrecha relación que tuvo Chavela con la naturaleza.

    Luego, aseveró, "se verá la bohemia en México, en donde se perdió en el alcohol y de qué manera pudo, después de años de estar desaparecida y para muchos muerta, resurgir con una valentía impensable que mantuvo hasta el final de sus días y que la hizo una mujer irremplazable en la cultura musical latinoamericana".

    Por este motivo, puntualizó Majida Issa, "interpretarla es una oportunidad enorme para dar a conocer una Chavela para muchos impensable pero que era la que de verdad tenía ella adentro y que llegó a ser tan grande que se le salía por los poros para finalmente hacerla canción".