Cientos de personas han acudido a desocupar los albergues llevándose a casa gatos, perros, conejos, y muchas mascotas más.