Tormentas cruzaron el Metroplex sin caudar daños