Cadáver congelado en piscina era el joven que desapareció en Navidad