Salió a jugar pero nunca regresó a su casa en Dallas