Familia teme por seguridad tras mensajes amenazantes