Macabro: asesinados y enterrados en el patio de su propia casa