Presunto asesino va a la iglesia y confiesa cómo mató a ejecutiva que trotaba