El “diablo” gigantón, por qué reza y a quién dedica sus goles