Fort Worth: invasión de propiedad privada termina en muerte