Evo Morales viaja a Cuba para un tratamiento médico

El expresidente de Bolivia se encuentra como refugiado en Buenos Aires, Argentina.

GETTY IMAGES

BUENOS AIRES, Argentina — El expresidente de Bolivia, Evo Morales, abandonó Buenos Aires el lunes y viajó a Cuba para someterse a un tratamiento médico.

La información fue confirmada por el presidente argentino, Alberto Fernández, quien le había otorgado a Morales la condición de refugiado político a mediados de diciembre luego que el dirigente boliviano dejara el poder tras 14 años en medio de una crisis social y política.

El retiro del busto y la lectura de una resolución para el cambio de nombre del coliseo se produjo en un acto en la ciudad de Quillacollo, en la región central de Cochabamba.

En declaraciones radiales, el presidente argentino contó que Morales adelantó el viaje a La Habana por razones de salud. “Nada le impide a él como refugiado político ir a Cuba”, aclaró Fernández.

No se informó qué problema de salud padece Morales.

Morales, de 60 años, como presidente tenía por costumbre tratarse con médicos cubanos y en Cuba. En 2017 y 2018 fue operado de la garganta en La Habana.

Locura por Evo Morales en Argentina.

También hizo una escala en la capital cubana procedente de México para un chequeo médico antes de refugiarse en Buenos Aires.

“Me parece que está con tratamiento de algo y tenía que viajar”, dijo sin dar más detalles el presidente argentino de centro-izquierda en diálogo con radio Continental.

Fernández no aclaró si Morales regresará al país sudamericano.

El Gobierno interino de Jeanine Áñez lo acusa por los supuestos delitos de sedición y terrorismo.

The Associated Press (AP) intentó comunicarse con el equipo de prensa que acompaña a Morales en Buenos Aires, pero no obtuvo respuesta.

Morales, quien ha denunciado que fue víctima de un golpe de Estado en su país, venía manteniendo un alto perfil en Buenos Aires y trabajaba activamente por la candidatura a presidente de su ex ministro de Economía Luis Arce para las elecciones del 3 de mayo.

La estadía de Morales en Buenos Aires y su activismo político desató fuertes críticas internas y externa hacia Fernández, desde algunos sectores de la oposición, así como también de los gobiernos de Estados Unidos y del vecino Brasil.

Un asesor de Donald Trump en asuntos hemisféricos había dicho en diciembre que la presencia de Morales en Buenos Aires podía retacear el apoyo del gobierno estadounidense a la Argentina para la renegociación de su abultada deuda externa.

El lunes Fernández restó importancia a estas críticas. “Como refugiado político tiene una serie de derechos y los puede ejercer”, señaló.

Contáctanos