Familiares: Ruby quiso ser un héroe

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Familiares: Ruby quiso ser un héroe

    Jack Ruby se crió en una casa llena de gente en Chicago.

    Ruby y sus ocho hermanos se mudaron varias veces siendo hijos de un padre alcohólico y una madre que la recuerdan como dominante y enojona.

    Fannie Rubenstein fue internada más de una vez en el hospital psiquiátrico estatal en la ciudad de Elgin, Illinois, dejando a sus hijos a valerse por sí mismos Ruby dejó Chicago para lo que esperaba sería una vida mejor en Dallas en 1947 como dueño de un centro nocturno.

    Y 16 años después, disparó un solo tiro que privó al mundo de conocer la verdad absoluta sobre el asesinato de John F. Kennedy. “Siempre llevaba traje y sombrero", recordó una sobrina de Ruby, una de dos familiares sobrevivientes en Chicago. Pidieron que no se revele su identidad por miedo a represalias.

    Como las dos hermanas contaron su historia por primera vez, una de ellas dijo que sus esfuerzos en los últimos años para explicar las acciones de su tío habían sido infructuosos debido a que los oyentes creen que hubo una conspiración. "No quieren oír una historia sencilla de un chico impulsivo, un tipo muy emocional, que estuvo en el lugar equivocado en el momento equivocado", dijo. Recuerdan una llamada telefónica poco antes del asesinato. Ruby estaba molesto. Y quería volver a Chicago.

    “Jack llamó y estaba llorando. Estaba molesto, y quería venir a Chicago y estar con la familia durante el fin de semana", recordó una de sus sobrinas.

    Su madre le dijo a Ruby que tenía que estar en Dallas con su hermana, que se estaba recuperando de una cirugía. Nadie sabe a ciencia cierta si Ruby habría dejado la ciudad si su hermana se hubiera animado a realizar el viaje. Ruby se quedó en Dallas y le disparó Lee Harvey Oswald en frente de una audiencia de televisión nacional dos días después. En la mañana de su cita con la historia, Ruby apenas parece haber llevado a cabo la planificación de un experto asesino.

    El traslado de Oswald de la cárcel de la Policía de Dallas había sido programado a las 10:00 a.m., pero no fue hasta las 11:00 a.m. que Ruby llegó el centro de la ciudad para hacer una trasnferencia de dinero a una de sus bailarinas.

    Se dirigió a la oficina de Western Union, dejando a su perro, Sheba en su coche. "Si había planeado hacer algo, nunca habría dejado el perro en peligro", recordó una de las sobrinas. En su lugar, de vuelta a su coche después de la transferencia de dinero, Ruby notó actividad en la rampa de entrada al garaje de la Policía de Dallas.

    Bajó por la rampa, y cuando apareció Oswald, sacó la pistola que siempre llevaba consigo y disparó. Un recibo de la oficina de Western Union muestra que habían transcurrido cuatro minutos. Las sobrinas de Ruby mantienen que los investigadores acertaron. Ruby no tenía una misión. No era más que un hombre que estaba abrumado por los problemas.

    "Si lo decidió en ese momento, pensó que iba a ser un héroe, que iba a ser un pez gordo. Pensó que la gente iba a darle las gracias por haber matado al hombre que asesinó al presidente”, dijo una de las sobrinas.

    Has clic aquípara leer el artículo completo en inglés.