Juicio por la tortura y muerte de una niña de Grand Prairie

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Grand Prairie: Juicio por tortura y muerte de una niña

    Sin mostrar emociones, Quezada respondió vagamente las preguntas de la fiscalía y dijo que su hija Leileana Wright merece justicia y que ella no era la única que la mató el 12 de marzo de 2016 en Grand Prairie, Texas. (Publicado jueves 11 de octubre de 2018)

    Jeri Quezada, madre de una niña de 4 años que fue torturada, golpeada en la cabeza y en el estómago, testificó contra su novio Charles Phifer, quien está acusado de homicidio capital.

    En el segundo día del juicio, la madre quien ya se había declarado culpable el año pasado, aceptó testificar contra Phifer a cambio de una sentencia de 50 años tras las rejas.

    Menor fue golpeada brutalmente antes de morir

    Menor fue golpeada brutalmente antes de morir
    La investigación por la muerte de una niña de Grand Prairie ha tomado un giro inesperado.
    (Publicado viernes 1 de abril de 2016)

    Sin mostrar emociones, Quezada respondió vagamente las preguntas de la fiscalía y dijo que su hija Leileana Wright merece justicia y que ella no era la única que la mató el 12 de marzo de 2016 en Grand Prairie, Texas. 

    Durante su juicio, admitió que ella y su novio Charles estaba drogándose con heroína. Pero se enojó cuando escuchó a su hijo menor llorar porque Ileana se tomó su jugo. La madre salió de la casa y al regresar encontró a la pequeña colgada y atada de la cintura dentro de un closet y falleció más tarde.

    El cuerpo de la menor mostraba lesiones por fuertes golpes en la cabeza, pecho y estómago, provocado por puñetazos, un cinturón y una rama de bambú.

    Los abogados le preguntaron hoy si ella admitió haberla golpeado ese día y respondió que no recordaba. Entonces le preguntaron que si lo negaba y respondió que no estaba segura de lo que dijo.