Posponen lanzamiento de cápsula privada

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Posponen lanzamiento de cápsula privada
    Getty Images
    El cohete Falcon 9 y la cápsula Dragon de SpaceX tienen programado su lanzamiento desde la estación de la fuerza aérea situada en Cabo Cañaveral, Florida.

    El lanzamiento de la cápsula de propiedad privada Falcon 9 desde Cabo Cañaveral fue pospuesto este sábado cuando una computadora detectó un posible problema con uno de los motores de la nave, dio a conocer a la prensa Space Exploration Technologies. Los preparativos para el lanzamiento cuyo destino sería la Estación Espacial Internacional habían transcurrido con normalidad hasta las 4:55 hora del este, cuando los motores no se encendieron y una computadora abortó el lanzamiento. Un funcionario de SpaceX informó de la causa del retraso: el incremento de presión en un motor. Dado que sólo tenía una oportunidad de lanzamiento de un segundo el sábado, SpaceX no tuvo tiempo de solucionar el problema. La próxima oportunidad de la compañía será el este martes, cuando el cohete no tripulado, que lleva una cápsula de carga Dragón, intentará surcar el espacio. Si tiene éxito, Space Exploration Technologies, o SpaceX, se convertirá en la primera empresa privada en alcanzar el puesto orbital de 100,000 millones de dólares (unos 78 millones de euros) que flota a unos 390 kilómetros sobre la Tierra. "Es, desde todo punto de vista, un paso". El lanzamiento de la cápsula de propiedad privada Falcon 9 desde Cabo Cañaveral fue pospuesto este sábado cuando una computadora detectó un posible problema con uno de los motores de la nave.txtportante, casi un paso gigante, para los vuelos espaciales comerciales", dijo Michael López-Alegría, el ex astronauta de la NASA hispano-estadounidense y ex comandante de la estación espacial internacional que ahora encabeza la Federación de Vuelos Espaciales Comerciales, una asociación de la industria con sede en Washington. Desde la retirada de los transbordadores espaciales el año pasado, la NASA depende de sus socios de Europa, Japón y especialmente Rusia para volar a la estación. En vez de construir un reemplazo para el transbordador, la agencia espacial estadounidense está gastando cerca de 3,000 millones de dólares (2,358 millones de euros) anuales en un nuevo cohete y cápsula para enviar astronautas a la Luna y finalmente a Marte.