Preocupa la llegada de niños inmigrantes