Rechazan aborto en base a sexo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Rechazan aborto en base a sexo
    Shutterstock

    WASHINGTON - La Cámara de Representantes encara este jueves la votación de una ley para prohibir los abortos basados en el sexo del feto, lo que pone al Congreso de lleno en medio de disputas partidistas para buscar el voto femenino en las elecciones presidenciales de finales de año.

    "Es violencia contra las mujeres", dijo el representante Chris Smith, republicano de Nueva Jersey, sobre los abortos de fetos femeninos, muy frecuentes en países asiáticos como India y China, donde hay una preferencia cultural por los varones. "Esta es la verdadera guerra contra las mujeres".

    No estaba claro si los partidarios republicanos tenían los dos tercios de mayoría necesaria para aprobar el proyecto de ley. El representante republicano Trent Franks, de Arizona, autor de la Ley de No Discriminación Prenatal, dijo que el voto podría tener ramificaciones políticas, sea aprobada la ley o no. "Cuando la gente vote sobre estos temas, el mundo sabrá cuál es su punto de vista real".

    "Este tipo de selección de sexo les parece a los estadounidenses bastante repulsiva y nuestro miembros lo sienten así. Por eso laa ponen a votación", dijo John Boehner, presidente de la cámara baja.

    Los opositores a la norma, incluyendo la Casa Blanca, los legisladores demócratas, grupos a favor del aborto y algunas asociaciones asiáticas-estadounidenses, dijeron que esto podría derivar en discriminación racial de asiatico-estadounidenses y somete a los médicos a cargos criminales si no reportan abortos por selección de sexo a las autoridades. Incluso, de ser aprobada por la cámara baja, tiene pocas oportunidades de superar el Senado, controlado por los demócratas.

    "El gobierno se opone a la discriminación de género en todas las formas, pero el resultado final de esta legislación podría ser someter a los médicos a juicios penales en caso de que no logren determinar los motivos detrás de una decisión muy personal y privada", dijo mediante un comunicado Jamie Smith, vocera de la Casa Blanca. "El gobierno no debería interferir en decisiones médicas o asuntos privados de las familias en este sentido".